Envios gratis a toda la república mexicana a partir de $1,000 MXN

Lo que nadie te dice sobre las líneas de expresión y las arrugas

septiembre 03, 2021

Lo que nadie te dice sobre las líneas de expresión y las arrugas

Aprender por qué se forman las arrugas, qué líneas finas no se pueden controlar y más.

Los medios de comunicación tradicionales llevan décadas diciéndonos que el envejecimiento es algo que hay que evitar a toda costa. Pero la cuestión del envejecimiento es que va a ocurrir. Y lo que es aún más importante de recordar: es completamente normal. Si lo permites, el envejecimiento puede ser un proceso hermoso.

En la vanguardia del envejecimiento está nuestra piel. ¿Cómo envejece nuestra piel y por qué? Estamos cubriendo las conversaciones secretas sobre el envejecimiento en lo que respecta a las líneas de expresión, las arrugas y lo que podemos -y no podemos- controlar.


¿Cómo envejece nuestra piel?

En primer lugar, hablemos de lo básico. Nuestra piel está formada por tres capas: la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo.

  • La epidermis es una capa de queratina que constituye la capa exterior de la piel, y es donde se desprenden las células muertas de la piel y donde se forma la melanina.

  • Justo debajo se encuentra la dermis, compuesta por elastina, fibras de colágeno, grasas, elastina y vasos sanguíneos. La dermis es la capa que mantiene la piel elástica y tersa, y sostiene la epidermis y protege la capa inferior.

  • Debajo de la dermis está la capa subcutánea, que está hecha de grasa, y mantiene nuestros órganos internos calientes y seguros.

Nuestra piel tiene dos formas principales de envejecimiento: intrínseco y extrínseco. Más adelante hablaremos del envejecimiento extrínseco; primero, hablemos del envejecimiento intrínseco.

El envejecimiento intrínseco es el envejecimiento natural de la piel con el tiempo. En otras palabras, es la forma en que la piel envejece cuando no hay acciones adicionales, como fumar o broncearse.

El envejecimiento intrínseco se produce en torno a los 20 años, cuando la producción de colágeno empieza a ralentizarse gradualmente en un 1% cada año. Además, las fibras de colágeno y elastina se engrosan y se aglutinan, lo que hace que la piel se afloje y se descuelgue. El proceso natural de desprendimiento de la piel disminuye, lo que hace que las células cutáneas muertas se acumulen más rápidamente.

A los 30 años, el proceso natural de hidratación de la piel comienza a ralentizarse, lo que hace que la piel se vuelva más fina a medida que las células grasas comienzan a reducirse. A los 40 años, la producción de colágeno comienza a detenerse por completo, lo que provoca la aparición de líneas de expresión y arrugas. A los 50 años, las glándulas sebáceas disminuyen de tamaño, lo que hace que la piel se vuelva más seca, propensa a sufrir daños y más sensible.



Arrugas estáticas vs. arrugas dinámicas

Antes de profundizar en las causas de las líneas de expresión y las arrugas, hablemos de la diferencia entre las arrugas dinámicas y las estáticas.

Las arrugas dinámicas se producen debido a los movimientos musculares de nuestro rostro. Un tipo que reconocerá son las "líneas de la risa", que aparecen como finas líneas en la comisura de la boca y en el exterior de los ojos.

Nuestra piel forma arrugas dinámicas cuando la piel sobre los músculos faciales se contrae. Mientras que la piel se contrae cuando somos jóvenes, empieza a perder esta capacidad cuando la producción de colágeno disminuye.

Por otro lado, las arrugas estáticas son arrugas causadas por la atracción de la gravedad a medida que nuestra grasa y colágeno disminuyen. Las arrugas estáticas se producen independientemente de los movimientos musculares de la cara.

¿Cómo se producen las líneas de expresión y las arrugas?

Cuando hablamos del proceso de envejecimiento, lo primero que nos viene a la mente son las líneas finas y las arrugas. Entonces, ¿cómo se producen en primer lugar?

Hay varios factores que pueden causar líneas finas y arrugas, pero hablemos de cómo se producen con el envejecimiento. Con el tiempo, las células de la piel se dividen más lentamente y la dermis comienza a adelgazar.

Como hemos mencionado antes, la dermis es donde se producen las fibras de colágeno y elastina, y es donde nuestra piel adquiere su firmeza y elasticidad. A medida que la dermis se debilita, el colágeno y la elastina se aflojan, dando lugar a depresiones en la superficie de la piel.

Aunque el proceso natural de envejecimiento es sin duda una de las causas de las líneas finas y las arrugas, hay otros factores que pueden acelerarlo. La buena noticia es que son factores que podemos controlar.

 

¿Qué hace que las líneas de expresión y las arrugas empeoren?

Ahora hablemos del envejecimiento extrínseco. El envejecimiento extrínseco está causado por los factores ambientales a los que exponemos nuestra piel, como el humo del cigarrillo, la contaminación, el daño solar y el daño de los radicales libres.

La piel experimenta el daño solar cuando la luz UVA penetra en todas las capas de la piel, y la luz UVB golpea la capa externa de la piel. El daño solar causado por los rayos UV hace que la epidermis forme una capa externa engrosada, manchas solares, pecas e incluso células precancerosas, conocidas como queratosis actínica.

En su mayor parte, los daños causados por el sol son totalmente prevenibles. Para empezar, un sombrero nunca está de más. Independientemente de tu edad, asegúrate de minimizar tu exposición al sol siempre que sea posible y de usar protección solar a diario.

Los radicales libres también provocan líneas de expresión y arrugas. Los radicales libres son moléculas de hidrógeno inestables con un electrón no apareado. Los radicales libres buscan electrones con los que unirse, y esto incluye las moléculas de nuestra piel. Esta exposición a los radicales libres provoca lo que se conoce como estrés oxidativo, y tiene un efecto similar al del metal oxidado o al de una manzana que se vuelve marrón.

Por suerte, hay formas de minimizar los radicales libres, especialmente con la ayuda de los antioxidantes. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres y se encuentran en alimentos de origen vegetal como las bayas, el clavo, el té verde y el cacao.

Para prevenir la aparición de los daños causados por los radicales libres, asegúrate de tomar muchos antioxidantes cada día, tanto en tu piel como en tu cuerpo. Esto puede incluir comer alimentos ricos en antioxidantes o beber té verde. También puedes incorporar antioxidantes a tu rutina de cuidado de la piel con ingredientes como el galato de epigalocatequina (EGCG), el extracto de acai, la vitamina C y el extracto de frambuesa roja.

Todos estamos destinados a envejecer con el paso de los días, y tenemos el poder de hacerlo con gracia. Con un estilo de vida saludable que incorpore muchos nutrientes y cuidados personales, podemos sentirnos y tener un aspecto óptimo a cualquier edad.