Envios gratis a toda la república mexicana a partir de $1,000 MXN

Tienes una piel normal, ¿y ahora qué?

septiembre 19, 2021

Tienes una piel normal, ¿y ahora qué?

Explorando lo que significa "piel normal" y cómo cuidarla.

Si eres aficionado al cuidado de la piel, es muy probable que te hayas encontrado con el tema de los tipos de piel. Hay quienes tenemos pieles grasas o con tendencia al acné, pieles secas e incluso una combinación de tipos de piel, lo que se conoce como "pieles mixtas".

Y luego está el tipo de piel del unicornio: la normal. Se trata de una piel que no tiene tendencia al acné ni a la sequedad y que se mantiene siempre impecable. ¿No es así?

Como veremos en este blog, cada persona tiene sus propias prioridades para su piel. Todos los tipos de piel necesitan un cuidado especial. Aunque hemos explorado todos los tipos de piel aquí, por ahora, vamos a profundizar en la piel normal.

Vamos a hablar del tipo ideal de cuidado de la piel que se necesita para los llamados tipos de piel "normales". Pero primero, tratemos de definirla.

 

¿Es realmente normal la piel "normal"?

¿Qué es exactamente una piel "normal"? Para responder a esta pregunta, puede ser útil entender lo que no es. No es ni seca ni grasa, y la sensibilidad no suele ser un problema.

Las personas con un tipo de piel normal tienden a experimentar niveles de grasa equilibrados. Esto significa que su piel rara vez experimenta brotes. Cuando ocurren, suelen ser menores. Para las personas con tipos de piel normales, la sequedad puede ser un problema poco frecuente. Su piel se mantiene agradable y tranquila incluso después de la limpieza.

Pero la cuestión es que una piel normal no significa una piel "perfecta" o "sin problemas". Según los dermatólogos, el término "piel normal" significa simplemente un tipo de piel sin problemas importantes, como la rosácea o el daño solar severo.

De hecho, algunos expertos evitan la expresión "piel normal" por completo. Esto se debe a que puede llevar a las personas a conjurar la idea de que los cuidados rutinarios no son necesarios para quienes tienen un tipo de piel normal. Después de todo, ¿por qué estropear algo bueno?

Pero en realidad, la piel normal requiere tantos cuidados como la piel grasa, seca o mixta. Lo que varía es el tipo de cuidado.

Entonces, ¿qué necesitan las pieles normales? Sigue leyendo para descubrirlo.

Productos para pieles normales

Los tipos de piel normal no son tan propensos a problemas como el acné o la sequedad de la dermis. Sin embargo, eso no significa que su piel sólo requiera un cuidado mínimo.

Las personas con un tipo de piel normal deben utilizar un limpiador diario que sea suave con el rostro, pero que limpie eficazmente la piel de la suciedad, el sudor, el maquillaje y el protector solar. La limpieza diaria ayuda a prevenir la aparición de bacterias y la obstrucción de los poros, por lo que es un paso importante en el día a día.

Y, como en cualquier tipo de piel, es importante protegerla del fotodaño causado por el sol. Puedes conseguirlo con el uso diario de un FPS, llevando un sombrero y permaneciendo a la sombra siempre que sea posible.

Y aunque sea tentador, no te olvides de la crema hidratante. Puede parecer un paso innecesario si tu piel no suele estar seca. Sin embargo, el uso diario de una buena crema hidratante va a ayudar a proteger tu piel de los daños ambientales mientras mantiene su barrera de hidratación. Y este tipo de equilibrio es clave para mantener nuestra piel sana a medida que envejecemos.

También es útil darle a tu piel algunos antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a prevenir los daños causados por los radicales libres que pueden provocar un envejecimiento prematuro. Por suerte, no hay escasez de tratamientos antioxidantes para la piel, ya sea un sérum, como nuestro sérum PM potente multivitamínico + antioxidantes, o mascarillas como nuestra mascarilla de vitamina C.

Por supuesto, asegúrate también de comer muchos alimentos ricos en antioxidantes. Entre las mejores opciones están las bayas, las uvas, las verduras de hoja oscura, el té verde y el chocolate negro.

Qué evitar con los tipos de piel normal

Al principio de este artículo, hemos mencionado brevemente el hecho de que la piel normal suele caracterizarse por la falta de sensibilidad o reacciones a determinados ingredientes. Entonces, ¿significa esto que puedes ponerte cualquier cosa en la piel? En pocas palabras, no.

Por suerte, los productos que hay que evitar suelen ser una cuestión de sentido común. Esto se debe a que a menudo se trata de ingredientes que nadie necesita realmente en su piel, especialmente los irritantes.

En última instancia, las personas con piel normal deben evitar los irritantes, entre los que se incluyen (pero no se limitan a) el alcohol desnaturalizado, el alcohol isopropílico, el lauril sulfato de sodio y el aceite mineral.

 

Cuando tu tipo de piel no es "normal"

Ahora que hemos hablado de lo que define el tipo de piel "normal" y de cómo cuidarla, vamos a abordar el elefante en la habitación: puede que no entres en el tipo de piel "normal". Y estamos aquí para decirte que no tener una piel normal es, bueno, normal.

A menudo es una idea difícil de entender en nuestra sociedad. A menudo nos han enseñado que tenemos acné porque no nos lavamos la cara lo suficiente o que tenemos la piel grasa debido a nuestra dieta. Esto puede ser increíblemente engañoso.

Ahora, por supuesto, los problemas en la piel pueden indicar problemas en el cuerpo. Por ejemplo, algunos de nosotros tendemos a tener brotes cuando estamos bajo mucho estrés. Pero la idea de que la piel no debería ser más que mate y clara, y que los poros deberían ser pequeños, es bastante ridícula.

Los granos, la grasa y la sequedad ocasional forman parte de la regulación de la piel. Por eso, cuando practicamos el cuidado de la piel, no debemos abordarlo con el deseo de borrar todos los problemas y hacer que nuestra piel sea "perfecta", sino más bien para ayudar a una parte ya perfecta de nosotros mismos.