Envios gratis a toda la república mexicana a partir de $1,000 MXN

Hablemos de los conservantes en los cosméticos

octubre 13, 2021

Hablemos de los conservantes en los cosméticos

Cómo funcionan, por qué los necesitamos y cuáles debemos evitar

Los conservantes naturales para los cosméticos no son precisamente raros. Ingredientes como la sal, el azúcar y el aceite de coco -conservantes naturales comunes- desempeñan a menudo un papel recurrente en nuestras fórmulas.

También hay conservantes que, aunque no son del todo naturales, siguen siendo seguros para la piel. Y luego está la clase de conservantes dañinos e inestables, ocultos a la vista en muchos cosméticos populares. El uso de conservantes erróneos en los cosméticos puede causar un mundo de problemas a nuestra piel, pero antes de adelantarnos, rebobinemos un poco.

La historia de los conservantes en los cosméticos

Para ver los conservantes de los cosméticos en la actualidad, tenemos que retroceder mucho, casi tanto como los albores de los propios cosméticos.

En el antiguo Egipto y Roma, las mujeres ricas recurrían a productos de belleza elaborados con kohl, azafrán, vino e incluso grasa de ganso. Se utilizaba agua y aceites para conseguir una textura ideal para su aplicación, y los productos se almacenaban a menudo en tarros y latas especiales para su conservación.

En Asia oriental, un antiguo arbusto se utilizaba para teñir el pelo y los labios de un rojo oscuro; este tratamiento de belleza sigue existiendo hoy en día, conocido como henna. En China, los regímenes de belleza incluían ingredientes como la gelatina y la cera de abeja.

Ya en el siglo XIX se utilizaban conservantes naturales para los cosméticos, como la miel, la rosa y el limón, para mejorar y embellecer la piel. Estas técnicas se han mejorado desde entonces y permiten que los conservantes naturales prosperen en el mundo moderno de la belleza.

 

¿Cómo funcionan los conservantes cosméticos?

Los conservantes no son nada nuevo, pero ¿cómo funcionan exactamente?

Cualquier producto formado por determinados componentes se degrada de forma natural con el paso del tiempo; ahí es donde entran en juego los conservantes. Los conservantes ayudan a mantener la estabilidad de los ingredientes y a protegerlos de la población bacteriana, lo que hace que se puedan utilizar de forma segura a lo largo del tiempo con relativamente la misma calidad y rendimiento, al menos hasta que el producto llegue a su fecha de caducidad.

La mayoría de nosotros no tiene en cuenta lo que se necesita para conservar un producto. Cuanto más agua contenga, más fuertes y concentrados tendrán que ser los conservantes. Esto se debe a que el agua puede ser un caldo de cultivo para las bacterias.

La piel, nuestro órgano más grande, tiene un trabajo bastante duro: mantenernos unidos. Su otra función es la de actuar como barrera contra los patógenos y las bacterias dañinas del exterior. Por eso, los productos que aplicamos por vía tópica deben ser eficaces para evitar las bacterias, ya que no queremos que éstas se acumulen en nuestra piel. Los conservantes naturales son una forma limpia de ayudar a proteger nuestro exterior (y nuestro interior) de la exposición bacteriana de la belleza.

En general, muchos piensan que los productos secos o a base de aceite están relativamente a salvo del crecimiento de las bacterias, pero eso no es necesariamente cierto. Contaminamos nuestros productos todos los días al meter los dedos en las sombras de ojos, al espolvorear las brochas de la semana pasada en los coloretes, y al presionar nuestras esponjas menos que frescas para cubrir rápidamente un punto.

La propagación de la humedad, los aceites naturales y las bacterias entre los productos es razón suficiente para asegurarse de que cada fórmula tiene su propio sistema de conservación.


Conservantes que hay que evitar en los cosméticos


Hay algunos ingredientes de belleza sucios que, gracias a la tecnología y la investigación modernas, pueden evitarse si nos fijamos en ellos. Algunos de los que me vienen a la mente son los parabenos, el formaldehído y el SLES o lauril sulfato de sodio.

Muchos de nosotros intentamos ser más conscientes de lo que compramos y usamos, y hemos podido esquivarlos. Por desgracia, aunque siguen siendo muy utilizados, son definitivamente inseguros para nuestra piel. Vamos a desglosar por qué.

PARABENOS
Todos conocemos los parabenos, actualmente en el punto de mira de la cosmética. Los parabenos son capaces de ser absorbidos por nuestro cuerpo, donde pueden alterar las funciones hormonales normales. Los parabenos no sólo causan a menudo irritación y reacciones alérgicas, sino que incluso se han relacionado con el cáncer de mama.

FORMALDEHIDO
Si reconoce el ingrediente cosmético formaldehído, probablemente sea porque ha oído hablar de él en otra industria. Sí, el mismo formaldehído que se utiliza en la industria funeraria para el líquido de embalsamamiento también se añade a muchos productos de belleza comunes como conservante: esmalte de uñas, pegamento de pestañas y gel para el cabello, por nombrar algunos.

Dado que el formaldehído se considera un ingrediente activo, puede ser inhalado cuando nos exponemos a los cosméticos que lo contienen. El formaldehído se ha relacionado con tumores y el desarrollo de ciertos tipos de cáncer.

SLS/ SLES
El lauril sulfato de sodio (también conocido como SLS o SLES) también ha pasado un tiempo en la lista de productos cosméticos nocivos. Aunque nos alegramos de que se haya concienciado tanto sobre los riesgos del uso de este producto, se sigue utilizando como agente limpiador en artículos para el cuidado de la piel y el hogar.

El SLES es un conservante cosmético que perdura en el medio ambiente y es un conocido carcinógeno. Los sulfatos pueden irritar la piel, dejándola desnuda e inflamada. Pueden desencadenar afecciones cutáneas como la rosácea, el eczema y el acné.

Alternativas limpias y sintéticas

Cuando nos referimos a los conservantes naturales para los cosméticos, ¿qué queremos decir con "natural"? Básicamente, cualquier conservante que se encuentre orgánicamente en la naturaleza, o un conservante procedente de una fuente vegetal natural, contaría como conservante natural.

Hay otro tipo de conservante que aprobamos: los conservantes sintéticos. Estos se crean en un laboratorio utilizando fuentes naturales, pero están libres de toxinas y carcinógenos como los otros conservantes tóxicos que hemos mencionado anteriormente.

¿Por qué nos parece tan importante utilizar conservantes naturales en los cosméticos? Hay dos razones sencillas, la primera es la seguridad personal. Hemos visto y oído que los conservantes químicos tienen un efecto nocivo sobre la piel y el cuerpo, lo que nos lleva a preguntarnos si sus beneficios son mayores que sus riesgos.

También nos apasionan los conservantes naturales por su impacto medioambiental. Muchos de los conservantes utilizados en los cosméticos contribuyen a la contaminación, ya que utilizan combustibles fósiles no renovables o contaminan los valiosos recursos hídricos. Los conservantes de origen natural suelen ser más respetuosos con el planeta y con la piel, por lo que todos salimos ganando.

He aquí algunas alternativas de conservantes limpios y sintéticos que puedes buscar en tus cosméticos:

Madreselva
Nuestra madreselva japonesa, cuidadosamente destilada, es uno de los conservantes naturales favoritos utilizados en los productos 100% PURE™. Es naturalmente antibacteriana y ofrece antioxidantes para combatir los radicales libres que causan el envejecimiento.

Romero
Este fragante antioxidante añade beneficios de aromaterapia a los productos, a la vez que ayuda a mantenerlos libres de bacterias. Es un antibacteriano natural conocido por calmar la piel y combatir eficazmente los brotes.

Tocoferol
El tocoferol, un compuesto vegetal derivado de la vitamina E, es un gran conservante natural para los cosméticos porque, como antioxidante, ayuda a reparar y fortificar la piel contra los daños ambientales.

Extracto de semilla de pomelo
Este conservante natural, también conocido como GSE, existe desde hace décadas. Con un alto contenido en antioxidantes saludables, como las vitaminas E y C, las semillas de pomelo contribuyen a una piel sana y brillante.